Review del 2x02: "A house divided"


Como ya sabréis, hace cosa de un mes se estrenó el episodio 2 de The Walking Dead de Telltale. He pensado mucho cómo enfocar estas reviews de ahora en adelante puesto que ya di mi opinión sobre la interfaz, gráficos y demás y es algo que se mantendrá en toda la temporada. Así que, salvo casos en los que quiera destacar algo nuevo que hayan introducido en el sistema de juego, me centraré en hacer la review de la trama del episodio. Como la trama no es lineal dependiendo de las elecciones que se hagan en anteriores capítulos, haré la review sobre mis decisiones y lo que ha pasado en la trama en consecuencia. Si alguien quiere discutir o indicar algo acerca de su experiencia de juego puede hacerlo en los comentarios y así convertiremos las reviews en algo enriquecedor para todos. No hace falta decir que habrá spoilers a espuertas en la review así que lo aviso desde ya. 
 
Si aún no os ha convencido compraros la segunda temporada, Telltale no hace mucho que ha sacado un tráiler de los dos primeros capítulos con las críticas que los medios especializados le han dado. Puede haber un pequeño spoiler de refilón sobre la primera temporada. No hay spoilers de esta segunda. Os dejo aquí el tráiler:




Sin más preámbulos comenzamos.

El episodio comienza poco después de donde acabó el anterior. Elegí salvar a Nick antes que a Pete, más que nada porque habían mordido a este último. Nick y Clem están refugiados en un cobertizo en el bosque tratando de contener a los caminantes. Tras hacerlo, Nick nos pregunta por qué no elegimos salvar a Pete, su tío. Le decimos la verdad: Vimos como un caminante le mordió encima del tobillo.  Podemos decirle otras opciones como “Porque sí” o “Porque confío más en ti” pero creo que en este caso la verdad es lo mejor.
Deciden quedarse ahí hasta que los caminantes se dispersen y puedan salir sin peligro. En esto que descubren que el cobertizo en el que están es una destilería casera de whiskey (Sí, como en la serie en el capítulo de Daryl y Beth) y Nick, inconsolable por la muerte de su tío, decide ahogar sus penas con el whisky casero.


Tras animar a Nick por la noche, al alba Nick y Clem salen pero los caminantes vuelven a rodearles rápidamente. Nick se ofrece para distraer a los zombies para que Clem pueda escapar y avisar a los demás en la cabaña. Puedes ir a buscar a Nick para arrastrarle contigo pero no se dejará así que Clem finalmente huirá corriendo, pudiendo escapar de los caminantes rezagados.
Un primer acto introductorio potente para empezar el episodio.

Cuando Clementine llega a la casa, descubre que Alvin y Luke salieron a buscar a Clem, Pete y Nick viendo lo que tardaban. Y Carlos y Rebecca preguntan asustados qué ha pasado. Se nos presentan varias opciones, incluido el silencio, pero decido decir lo más crudo: A Pete le han mordido y Nick puede que todavía esté vivo en un cobertizo en el bosque. Rebecca se pone nerviosa e insiste a Carlos salir a buscar al grupo donde está Alvin, su marido. Reticente al principio, Carlos accede y pide a Clementine cuidar de su hija Sarah mientras están fuera. Escogí la opción de no prometer nada y que se fueran ya a buscarlos, para que no perdieran más el tiempo.


Mientras estás en la casa con Sarah, llaman a la puerta. Clem puede abrir la puerta o cerrar el cerrojo. Personalmente no me di cuenta que tenía la opción del cerrojo así que abrí (Lo sé, mal hecho siendo Clem una niña en el mundo de The Walking Dead). Sarah se esconde mientras tratamos con lo que hay tras la puerta.

Un hombre que dice llamarse George se nos presenta y nos dice que ha encontrado la cabaña de casualidad explorando los alrededores del arroyo. Aunque Clem le diga que se vaya, George entrará con o sin permiso. Le interrogará con inocentes preguntas sobre si está sola o cuantos son en su grupo. Pronto revelará sus intenciones: está buscando a un grupo de una embarazada, su marido, un español, su hija, un par de granjeros jóvenes y otro más mayor… Vamos, justo el grupo en el que está Clem.

Tras unos instantes de tensión en los que por ejemplo, George coge un cuchillo que Clementine miraba en la cocina y tras sostenerlo unos segundos, lo acaba guardando en un cajón o en los que Sarah hace ruidos intentando esconderse en los pisos superiores y George amablemente accede a “registrar” la casa, sin nuestro permiso de nuevo, por si se ha colado alguien, George finalmente se va.


Al rato vienen los demás, todos juntos, sin novedad. Sarah se apresura a decir a todos que ha estado un hombre y ha entrado en la cabaña. No sé si esto mismo ocurre si decides ser su mejor amiga y demás… Creo que yo la fallé en algún momento en el anterior episodio, a pesar de hacerle el juramento del meñique de “mejores amigas”. Este momento tan “chivato” no me gustó mucho, la verdad, pero bueno, no odio al personaje, a pesar de ello.

Describiendo al tal George a Carlos, deducen que es William Carver, el hombre al que todos tienen tanto miedo en ese grupo (Le mencionó Pete cuando vio la ristra de cadáveres en el río preguntándose si fue obra de él). Nos cuentan que es el líder de un grupo en un campamento no muy lejos de donde se encuentran y que tuvieron que huir de ese grupo, aunque no nos explican por qué.


Deciden que es mejor salir y abandonar la cabaña para buscar otro sitio, ya que Carver les ha localizado. Deciden ir a las montañas, a 5 días de camino, donde creen que será más fácil perder a Carver y su grupo. Aunque antes deciden ir a buscar a Nick, donde Clem le dejó por última vez, en el cobertizo en mitad del bosque. Sorprendentemente está vivo dentro del cobertizo, durmiendo la mona y con una resaca descomunal así que le recogen y siguen viaje.

Tras una elipsis temporal de 5 días en la que deducimos que no pasa nada, llegan hasta los límites de un barranco donde hay un puente por donde solía pasar el tren y una estación de telesilla que lleva a una estación de esquí más arriba. Creo que en esta temporada están abusando de las elipsis temporales más de lo necesario, empezando con la que experimentamos con Christa, que no sabemos que fue del bebé.

Luke y Clem se prestan voluntarios para explorar el puente y que no haya peligros de ningún tipo.  Deciden que es mejor no arriesgar la vida de todo el grupo a la vez.
Nos encontramos con un par de escenas emocionantes en los que nos enfrentamos a un pequeño grupo de caminantes y en la que casi perdemos a Luke. Estas escenas añaden un plus de emoción ya que estamos en un juego en el que la muerte de un personaje que no controlamos no implica necesariamente un Game Over. Y además Luke por el momento me cae bien.


Tras estas escenas nos encontramos con un superviviente que nos apunta con un rifle y nos pregunta quienes somos. Momento tenso.
Nos pregunta si somos unos “cabrones”. Le decimos que el que está apuntando con el arma es él. Al decirle esto se disculpa y se calma un poco, al menos baja el arma. Tras un rato hablando, nos pregunta que si tenemos hambre en la cabaña de más adelante tiene provisiones y que estamos invitados. Parece que iba a desembocar en final feliz para todos, en un principio. Pero Nick llega corriendo asustado.

Nick apunta con su arma al desconocido, este hace lo propio. Las advertencias a Nick de que se esté quieto llegan tarde. Luke se tira al suelo y arrastra a Clem con él. Nick dispara y mata al desconocido. En este punto estaremos insultando a Nick y acordándonos de su madre, lo más seguro.

Nick se disculpa diciendo que vio como el desconocido les apuntaba y corrió para ayudar. Pero se precipitó. Le decimos que iba a ayudarnos pero nos contesta que a saber si era verdad. En fin… Tras la muerte de Pete, el tío de Nick, éste está un poco desquiciado.

Llegamos a la estación del telesilla, donde hay una pequeña cabaña. Tras una pequeña discusión sobre lo que ha pasado, y comentarnos Nick que se ha dejado su reloj en la cabaña y que era lo único que le quedaba de su tío (en el primer capítulo tenemos la opción de robar dicho reloj de un cajón mientras registramos la cabaña en busca de material para cosernos una herida, yo no hice tal cosa). Registramos la cabaña, encontramos un cuchillo de supervivencia con las iniciales “WM” y un montón de comida enlatada, lo que demuestra que el desconocido no mentía.

Alvin entra, coge una lata y nos pide que no se lo digamos a los demás, que es para Rebecca, que la necesita dado su estado. Le dejamos quedársela y le decimos que no le diremos nada a nadie.  Alvin es bastante majo y se le ve buena persona.

El grupo se vuelve a poner en marcha ya que ven un grupo grande de caminantes cruzar el puente así que se van corriendo.

Unas horas después llegan a la estación de esquí en el otro extremo del telesilla. Lo encuentran todo cerrado, clavado con tablones y sin parecer que hubiera nadie allí arriba. Luke pide a Clem que suba a unos de los postes de la estructura del telesilla para examinar si hay algún peligro tras ellos.
Clem sube y ve luces de vehículos en la zona del puente donde estuvieron hace unas horas. Se lo dice a Luke pero no contesta… Se ha ido corriendo donde están los demás porque han encontrado a otro grupo.


Clem baja rápidamente. Cuando llega aún se están pidiendo mutuamente que bajen las armas y preguntando quiénes son. Clem se abre camino entre su grupo para ver la cara a los del otro y descubre de repente una cara familiar entre la multitud. El sorpresón de lo que llevamos de temporada.  ¡¡Kenny!! Parece ser que pudo sobrevivir en la primera temporada cuando todos le dimos por muerto. Es un Kenny más barbudo que el de la primera temporada pero es él. Al ver los dos grupos que esas dos personas se conocen, automáticamente bajan las armas e invitan a todos a pasar al refugio.

Uno de los anfitriones (Se presenta como Walter) explica que el sitio era una estación de esquí y que por ello está repleto de comida. Observamos un sitio idílico, con luces encendidas, un árbol de Navidad, una chimenea encendida… Walter nos comenta que están abastecidos de electricidad gracias a un molino de energía eólica que hay delante de la casa.

Nuestros anfitriones piden a nuestro grupo que dejen las armas en la entrada. Ellos prefieren quedárselas. Walter insiste. Luke pide que Kenny también deje el rifle y pregunta a Clem si esta gente es de fiar. Se presentan 3 opciones, entre ellas el silencio, pero dije que sí, que son gente maja, aunque el hecho de haber encerrado a Clem en un cobertizo con una mordedura de perro que se estaba infectando en el anterior capítulo hará dudar a más de uno y dos de la respuesta a elegir.

Kenny y Clementine se sientan y se ponen al día frente a la chimenea encendida. Tras recordar a Lee y expresar que le echa mucho de menos, le explicamos que estuvimos con Omid y Christa y que Omid no lo consiguió. Le preguntamos cómo logró escapar. Nos cuenta que tuvo muchísima suerte (no concreta nada), que estuvo solo mucho tiempo tras quedarse separado del grupo y entonces conoció a Sarita, su novia. Nuestro gozo en un pozo, Telltale tampoco explica con mucho detalle cómo logró escapar Kenny, una técnica muy comodona, a mi parecer. “Tuvo suerte”, ¿y luego qué? 

Tras terminar de hablar con Kenny se reparten las tareas para terminarlas antes de cenar. Tienen que almacenar las provisiones ya que se acerca tormenta. Clem se queda con Walter, que está cocinando la cena, y habla un poco con él. Descubrimos que fue profesor de colegio y parece bastante inteligente y amable. Prepara judías con melocotón, nos explica que es lo único que tienen. Tiene que haber un olorcillo bastante curioso en ese refugio.


Exploramos el sitio y vemos que Sarita y Sarah están decorando un abeto con bolas de Navidad. Hablamos con Sarita y nos habla de Kenny y de cómo de genial tiene que haber sido reencontrarle. Le preguntamos que como se conocieron y nos cuenta que le encontró parapetado en un viejo restaurante y que ahora era muy diferente respecto a cuando lo conoció. Un poquito más de información sobre Kenny pero tampoco mucha más.

Subimos unas escaleras y nos encontramos a Carlos, Alvin y Rebecca discutiendo de si quedarse con ese grupo o marcharse al alba. Están preocupados de que Carver les esté siguiendo la pista. Preguntan a Clem qué vio en el valle subida a ese poste. Decimos que solo vimos luces. Suficiente para convencer a Carlos para salir a la mañana siguiente y seguir camino. Carlos nos pregunta también que nos ha dicho Walter cuando hemos hablado con él. Si ha mencionado algo sobre ellos… Se le ve preocupado por el hecho de que este grupo no sea de fiar. Le decimos que han mencionado a otra persona, un tal Matthew, del que todavía no sabemos nada, pero intuimos que es la persona que mató Nick en el puente hará unas horas. Alvin insiste en que deberían pasar la noche allí, por lo menos. Carlos nos pide que sigamos hablando con ellos para ver qué más podemos averiguar. Comprobamos que nuestro grupo está en una calma tensa, no se termina de fiar de este nuevo grupo.


Carlos y Alvin bajan y nos dejan solos con Rebecca. Después de expresarnos que está asustada de criar a su hijo en un entorno rodeado de peligros, nos confiesa que el bebé no es de Alvin. Empezamos a sospechar que Carver sea el padre y por ello esté tan empeñado en seguirles.
En la cena, comprobamos que Kenny es un poco más arisco que en el pasado. Se mete con Luke y Nick y finalmente expone los planes de su grupo: pensaban moverse hacia Wellington (el sitio donde iban Christa y Clem en el anterior episodio) y vuelve a discutir con Nick y Luke por una tontería. Walter tiene que poner orden porque se estaba desmadrando el tono de la discusión. Vemos que Kenny no ha cambiado demasiado respecto a la anterior temporada. Hasta que se le escapa y llama Duck a Clem. La situación se queda un poco tensa y Clem siente lástima por Kenny al comprobar que aún no ha superado del todo la muerte de su hijo. Walter nos pide que le acompañemos fuera.

Una vez con Walter, comprobamos lo buena persona e inteligente que es. Anima a Clem con la situación entre Kenny y Luke diciéndola que al final se entenderán. Siguiendo la conversación, le decimos que tenemos pensado partir al alba. Walter nos pide que no lo hagamos, que en este mundo Clem no “tiene” que hacer nada. Que el mundo no se ha acabado, que nos fijemos en la gente, ahora es más política que nunca. Que todo lo que nos queda es empatizar con el resto y seguir aprendiendo de los demás. Nos cita una frase que me gustó mucho “La guerra es síntoma del fracaso del Hombre como animal pensador” de Steinbeck. Clem, obviamente, no ha oído hablar de este escritor pero Walter le promete que le dejará su colección de libros para que se ponga al día. Lo que digo, un tío de lo más agradable y con pasión por enseñar. Se nota que era profesor.

Kenny se encuentra con nosotros y nos pregunta si le acompañamos a comprobar las ventanas de la casa para cuando llegue la tormenta. Cuando doblan la esquina sorprenden a una mujer mirando a través de una ventana. Los que jugamos al episodio extra de la primera temporada “400 Days” la reconoceremos: es Bonnie.


Ella se asusta cuando nos ve (también es normal viendo cómo Kenny la apunta con un rifle) y pregunta si tenemos comida, que ella y su familia están hambrientos, que viven un poco más abajo. Walter se apiada de ella y la pregunta si quiere pasar. Kenny pregunta muy acertadamente si la va a dejar pasar, así por las buenas, sin saber nada de ella.

Bonnie rechaza la invitación, diciendo que la tormenta llegará pronto y tiene que volver con los suyos antes de que eso ocurra. Walter le saca una caja de latas de melocotones en conserva para ella y la deja ir. A Kenny no le hace mucha gracia que haya dado a una desconocida una caja llena de provisiones así que se queda hablando con Walt y manda a Clem dentro de la casa. Aquí cada uno tendrá su opinión pero es innegable que Walter tiene un corazón enorme.

Una vez que Clem entra en la casa, Luke nos llama aparte y nos enseña una foto de Walter y el tal Matthew juntos. Efectivamente, Matthew era el hombre al que Nick disparó y mató en el puente. Luke nos pide que evitemos a toda costa que Walter se entere. Le decimos que deberíamos decirle a Walter lo que ha pasado con Matthew. Luke se niega en rotundo, dice que matarían a Nick como se enteraran. De hecho dice a Clem que se deshaga del cuchillo que cogió en la cabaña de la estación del telesilla, por si Walter lo reconociera y se pusiera con la mosca detrás de la oreja. Nick llega en ese momento y Luke no quiere decirle nada pero nosotros optamos por contárselo. Después de todo, él más que nadie tiene derecho a elegir si decirlo al otro grupo o no. Y así es, necesita decírselo a la gente aunque Luke intenta convencerle de que no lo diga.


Clem va a buscar el cuchillo que tiene en su mochila… pero no está. Ve a Walter afuera y sí, está contemplándolo en su mano mientras fuma un cigarro. Su semblante lleno de paz y amabilidad ha desaparecido y ahora es mucho más oscuro, lleno de pensamientos homicidas. Walter da miedo.
El cuchillo tiene grabadas las iniciales WM (Walter-Matthew), fue un regalo de Walt a Matthew y personalmente sospecho que eran algo más que amigos, eran pareja, aunque el juego no lo diga más claramente, me parece bastante obvio llegados a este punto.

Nos dice que sabe que está muerto. Habla claro, sin rodeos. Nos pregunta solo que quién fue quien lo mató. Deduce que fue Nick porque le oyó hablar de haber disparado a un hombre pero quiere confirmación. Preferimos quedarnos callados ante esa respuesta ya que Walter lo ha deducido todo bastante bien y no quiero que Clem sea una chivata tampoco. Además, viendo la actitud tan sombría de Walt (en serio, daba miedo, como si estuviera a punto de hacer algo imprevisible con ese cuchillo) preferimos no añadir más leña al fuego. Clem, de todas formas, le confiesa que fue Nick quien disparó aunque dejemos que se acabe el tiempo para no contestar nada.

Nos pregunta que si Nick es un buen hombre o es como los demás. Le contestamos que sí, que es un buen hombre. No faltamos a la verdad, es torpe, sí, algo idiota pero una buena persona. Clem además le dice que salvó su vida, algo que también es verdad.


Nick sale de la casa, se acerca a Clem, le pregunta que pasa y Clem le pide que le diga lo que pasó en el puente. Walter también se lo pide. Nick lo cuenta, bastante asustado, y sin quitar el ojo del cuchillo que Walt sujeta con cada vez más fuerza. Walt se derrumba. Nick pide perdón a Walter, aunque este aún no ha soltado el cuchillo. Tarda un poco pero al final lo lanza.

En ese momento la tormenta llega y el viento arrecia. La turbina eólica empieza a girar muy rápido y a hacer un ruido bastante considerable. Kenny y los demás salen y deciden que hay que parar la turbina porque el ruido atraerá a los caminantes. El transformador se estropea y deja sin luz al refugio. Definitivamente tienen que parar el molino. Y ahora arreglar el transformador también.
Luke y Kenny van a ver el estado del transformador. Sarita, Carlos, Nick y Clem se quedan en el molino, mirando a ver si se les ocurre cómo se para. Ninguno tiene ni idea. Clem dice que cree que ella puede pararlo y los demás no ponen objeción (Hay gente que se ha quejado de lo irreal del asunto al dejar gente adulta a una niña de 11 años que cacharree con maquinaria pesada sin poner un “pero”. Parte de razón tienen)

Clem logra apagarlo, por supuesto, pero es demasiado tarde. Una horda de caminantes aparece atraídos por el ruido desde el bosque que les rodea, en todas direcciones. Tienen poca munición. El plan es volver a la casa y hacerse fuertes allí. Empieza una secuencia de acción de zombies que nos hará bombear adrenalina. Me parece bueno el detalle de que aunque clickemos para disparar a la cabeza de un zombie, Clem falle algún disparo y no acierte a la primera. El caso es que llega un momento en el que se ve superada y se le acaban las balas de la pistola. Carlos nos salva.
Clem es acorralada por otro caminante y se salva cogiendo el cuchillo de Matthew y librándose del caminante.

Llegamos cerca de la entrada y vemos a Nick forcejear con otro caminante. Detrás de él Walt se acerca apuntando con una pistola. Salva a Nick matando al zombie pero se queda un rato apuntándole, pensando si matar a Nick. Finalmente no dispara.
Se reúnen todos cerca de la entrada y a los que aún les quedan balas se ponen a disparar a los caminantes restantes. Mandan a Clem dentro de la casa.

Una vez que Clem se reúne dentro con Rebecca, desde los bosques, empiezan a disparar con armas de repetición y a matar a todos los caminantes que pueblan la zona. ¿Quién habrá salvado el día?

Sale un grupo del bosque con Carver a la cabeza (en el grupo está Bonnie) armado con ametralladoras y lo primero que pregunta a Carlos es que donde está Rebecca. Carlos le contesta escupiéndole en la cara. Carver le devuelve el favor con un puñetazo. Mete a todos los que están fuera en la casa. Walt reconoce a Bonnie pero ella, fríamente, le dice que camine hacia la casa. No está haciendo muchos honores para que me caiga bien esta chica, a pesar de saber su historia en 400 Days.


Los que se quedaron dentro de la casa se esconden. Clem, Alvin y Rebecca se quedan en el piso superior mientras no se pongan a registrar la casa. Carver ata a los que ha encontrado y los pone de rodillas. Faltan Kenny y Luke, que fueron a revisar el transformador.

Carver quiere saber dónde está el resto así que se pone a torturar a Carlos golpeándole y rompiéndole los dedos para convencer a los que se esconden que salgan.  Rebecca y Alvin comienzan a discutir si deberían salir y entregarse o salir a buscar a Kenny y Luke fuera. Finalmente decidí ir a buscar a Kenny y Luke y rezar para que Carver no machacara demasiado a Carlos.

Clem encuentra a Kenny subido en una posición elevada y ahora viene una escena muy interesante. Kenny pregunta a Clem quién es esa gente y si podemos eliminarlos. Vaya pregunta, Kenny, habiendo atado a tu grupo, incluyendo a tu novia. Vemos que Alvin y Rebecca se han entregado y bajan para ser maniatados y puestos de rodillas junto al resto. Decimos a Kenny que antes de hacer nada, mejor buscar a Luke. Hace caso omiso de Clem y dispara, matando a uno de los matones de Carver.

Carver, obviamente se cabrea, coge a Walter, lo pone frente al ventanal y lo ejecuta. Sin miramientos, sin decir nada. Una vida por otra. Carver grita que quien sea que esté disparando o se entrega o seguirá ejecutando a más gente. Kenny dispara cuando dice esto, fallando, claro. Suelta un “Hijo puta” muy molón, señal de la impotencia. Clementine y Kenny se cambian de posición esta vez. Carver coge a Alvin para ejecutarlo pero esta vez está al descubierto, sin él saberlo. Mientras Carver sigue amenazando, Kenny pregunta a Clem si dispara. La verdad es que dudé bastante si en rendirnos para que no siguiera muriendo más gente pero sin Carver quizá hubiera una oportunidad. Además lo que me animó a intentar disparar fue Kenny diciendo que “lo tenía a tiro” así que dije que adelante, que a por él. Kenny dispara y da en el blanco. Carver cae al suelo. En ese momento amaba a Kenny y hasta aplaudí.

La alegría duró poco. Carver se levanta (herido en el hombro, eso sí) y acaba con Alvin sin pensárselo. La siguiente a la que coge es a Sarita y aquí Kenny automáticamente se rinde. Ni se lo cuestiona. La quiere demasiado como para intentar nada así que se entregan.


Atan a Kenny y a Clem y los reúnen con el resto. Carver pregunta por Luke pero nadie sabe nada y piensa que ha huido del sitio dejando tirado a su propio grupo. La verdad es que no sabemos nada de él ni el episodio nos da ninguna pista de si está observando todo o no así que lo sabremos en los siguientes episodios.

Carver ordena volver con todos al campamento, pone su mano en la tripa de Rebecca y dice que “como una familia”, confirmando ya las sospechas del motivo por el que perseguía al grupo de Carlos tan enfermizamente: es el padre del hijo de Rebecca.

Aquí termina el capítulo. Como habréis podido comprobar, es uno de los mejores capítulos de The Walking Dead que he jugado, más completo y uno de los más emocionantes. Dependiendo de nuestras acciones pueden morir 2 personas: Nick y Alvin. Logré que Nick no muriera y mi fe en Kenny me ha costado la vida de Alvin así que no sé qué consecuencias acarreará esto en el siguiente episodio, sobre todo con Rebecca.

Como curiosidades, hay bastantes guiños no solo al episodio anterior sino a la temporada anterior, como por ejemplo, al principio cuando está Clem encerrada con Nick puede decirle que le recuerda a alguien que conoció, haciendo referencia a Ben, “el metepatas” de la anterior temporada, o el momento en el que Lilly dispara contra Carley o Doug cuando la gente discute qué hacer con Nick por haber matado a una persona estando controlada la situación en el puente. El actor que pone la voz a Carver es Michael Madsen que si sois fans de Tarantino os sonará de sus películas. Es el Señor Rubio en Reservoir Dogs o el hermano de Bill, el paleto que vive en la caravana, en “Kill Bill Vol. 2” y tiene una voz muy grave y ronca.
En conclusión, y salvo fallas menores de guión, es un capítulo fabuloso y con el que disfrutaréis como enanos siendo fans de The Walking Dead. Es un poco más largo que el anterior episodio, más redondo y lleno de decisiones que pueden acarrear la muerte de personajes secundarios. Menuda temporada nos espera por delante.

La canción de los créditos es un cover de Jared Emerson-Johnson interpretado exclusivamente para el juego. La guinda para un episodio genial. Os la dejo a continuación:

En los comentarios puedes:
• Comentar las promos/los spoilers de esta entrada y/o los episodios anteriores
• Comentar hechos del cómic SÓLO si avisas antes del spoiler poniendo "SPOILER DEL CÓMIC"
• Comentar hechos del videojuego SÓLO si avisas antes del spoiler poniendo "SPOILER DEL VIDEOJUEGO"
• Teorizar y si la base de tu teoría es algo que no se ha emitido y no aparece en la entrada, avisar igualmente de que teorizas CON spoilers.

3 comentarios :

  1. Por lo que veo el videojuego sigue manteniendo la calidad de la primera parte, cosa que me alegra... siempre he dicho que es el mejor producto de The Walking Dead, incluso superior al cómic.

  2. Yo solo quiero saber si el juego ya esta en español, ya no puedo esperar más para jugarlo pero como no se mucho inglés no quiero perderme ningún solo detalle, gracias.

  3. Anónimo dijo...

    Me llama la atención que con todo lo que te has enrollado sobre el capítulo, llamándote la atención cosas sin importancia o que son conjeturas tuyas, no te la haya llamado el hecho de que Kenny ni pregunte a Clementine quién era el que la secuestró. Básicamente porque por culpa de eso él acaba sólo y alguno muerto, creo que es un fallo bastante grave de la historia, qué menos que preguntar, aunque sea por curiosidad.

Publicar un comentario en la entrada